<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7974984536099633988\x26blogName\x3dNickjournal\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nickjournalarcadiano.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nickjournalarcadiano.blogspot.com/\x26vt\x3d2379119722696080509', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
30 julio 2010
Sinécdoque, Nickjournal

30 de julio. Pensaba hablarles de toros, para qué negarlo. Horrach y Sánchez Dragó me han dejado sin argumentos. Por motivos muy distintos, bien es cierto. La lucidez y la contundencia de los comentarios que aquél vertió aquí mismo anteayer sobre el fondo de la cuestión hacen innecesaria cualquier insistencia en la misma idea con que yo pretendía sermonearles: prohibir las corridas de toros es una manifestación más de la estupidez reinante y rampante, de esa especie de inmaculada insensatez que amenaza con dejarnos indefensos ante nosotros mismos. Se trata, en el fondo y en definitiva, de miedo a la vida. Los apóstoles de la madre tierra se comportan, con demasiada frecuencia y en el mejor de los casos, como inocentes criaturas necesitadas del convencimiento de que la naturaleza, también la humana, puede y debe ser civilizada, depurada a la medida de sus propios prejuicios y temores de perpetuos impúberes.

30 de julio. En lugar de continuar soltando frases estupendas sobre asuntos trascendentales (o no), voy a hacerles una sugerencia. Ahora que quien más y quien menos dispone de tiempo libre, de paciencia y ánimo para recibir las tradicionales recomendaciones para el ocio estival, yo voy a atreverme con una. Tómenla en cuenta sólo quienes valoren el entusiasmo y el juicio apasionado, porque nunca osaría aconsejarles desde la reflexión y la mesura. Se trata de una película, que no podrán ver en los cines ni alquilar en su videoclub porque, caprichos no tan misteriosos de la industria, no ha sido estrenada en nuestras salas ni editada en DVD, a pesar de contar ya con dos años de vida, de tratarse de la última obra de un cineasta de reconocido prestigio y de contar con un reparto de auténtico postín. Háganse con ella en alguna tienda extranjera y especializada, pídanla en Amazon o, aún más fácil y barato, bájenla de internet: la ministra, esa que vino para defender el buen cine, les mandará sin duda un mensaje personalizado de felicitación, porque no existe otro modo de hacerse con ella dentro de nuestras fronteras.

"Synecdoche, New York" es el debut como director del guionista Charlie Kaufman, un tipo tan peculiar que ha pasado sin solución de continuidad de convertirse en el profesional mejor pagado de Hollywood a no conseguir estrenar su película más que en unas cuantas salas marginales de su país. En ella, un exitoso director teatral -Philip Seymour Hoffman- trata de descifrar el fracaso de su vida personal sometiéndola al análisis de la única instancia en la que todo tiene un sentido predefinido y cerrado: la ficción. Durante más de veinte años, intentará poner en pie un mastodóntica obra teatral que reproduzca a escala los escenarios y los conflictos de su propia vida, con el fin de encontrar el significado oculto de los sucesos que le acontecieron y las decisiones que tomó. No es, desde luego, una película que les alegrará el día, y probablemente resulte altamente desaconsejable para los del primer párrafo, para los del miedo a la vida. Sí es, en opinión de este escribiente, una obra maestra con la que todo el mundo debería atreverse.


30 de julio. Mala sangre tiene el que no le pide a la vida satisfacción. Aprovechen sus días y descansen de todo, también de tener razón. Disfruten.



(escrito por Gibarian)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Garven a las 8:00:00 | Todos los comentarios 26 comentarios // Año IV
28 julio 2010
Banderas
Una calle de Badalona



Han pasado ya demasiados días desde que se celebrase tanto la manifestación
para defender el no acatamiento de una sentencia del TC por motivos sentimentales, 
como la victoria de España contra Holanda en el Mundial de Sudáfrica, 
para que el sentido de la presencia de ambas banderas no obedezca sino 
a una estimulante pugna para no ser el primero en retirar el trapo del balcón. 
Un ejemplo de las dos Cataluñas que conviven hermanastradas por un evidente vínculo
de cercanía que ni siquiera el imperialista mapa del tiempo de TV3 ha conseguido destruir.
Una Cataluña que demanda respeto y una España que pide árnica. Dos entidades abocadas
a entenderse... aunque sea en Braille.

(escrito por Goslum)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Mandarin Goose a las 8:00:00 | Todos los comentarios 68 comentarios // Año IV
27 julio 2010
Se hace saber ...


... para público conocimiento de los parroquianos de este antro,  que los administradores del mismo, previas largas y cruentas deliberaciones, han decidido proceder a su cierre.
Por un mes, que empezará cuando lo haga el de agosto y finalizará de idéntica forma. Quiérese decir, que no sé si me estoy explicando, que durante el octavo mes del año  de nuestro señor de 2010 no habrá entradas ni comentarios.
A los escribas del lugar que no hayan consultado sus buzones, como es costumbre, se les comunica también que en la última semana se intentará reestablecer los contactos  para atender las primeras semanas de setiembre, con la finalidad principal de evitar al público la excesiva proliferación de entradas de los administradores que resignadamente viene padeciendo.
Como buenos hijos de nuestro padre, los porqués nos traen al pairo, pero una vez acostumbrado el ser humano a dar explicaciones (noble arte que tiene a su favor la escasa onerosidad), se pueden citar como tales el secular atraso cibernético de determinadas regiones de la nación y aun del extranjero, el natural deseo de holganza y un mínimo sentido de la responsabilidad. Realmente mínimo, me atrevería a decir.
Disfruten vuecencias de fiestas parroquiales, naturalezas salvajes, paradisíacos rumbos e incluso de la compañía de sus familiares los más depravados, que los hay.

(En estos últimos momentos me gustaría abrazaros a todos ..., no, coño, esto no es aquí.)


Etiquetas:

 
[0] Editado por Schultz a las 8:00:00 | Todos los comentarios 55 comentarios // Año IV
26 julio 2010
Escritores secretos
Hablaba Schultz el otro día de Pynchon. Lo que, por lo visto más destaca es que nadie sabe quién es. Ha logrado ser invisible en la sociedad de la hipercomunicación. No es el único. Maurice Blanchot también logró pasar desapercibido en persona, aunque su presencia fuera importante. Se cuenta que solo hay dos fotografías suyas, y son de sus años jóvenes.


Vuelvo a Pynchon, autor del que ya conocía algo y que ahora he retomado (y me alegro por ello). Alguien sugirió que Pynchon era en realidad Frank Lenttricchia. Supongo que cuando se extendió el rumor, aquello le haría gracia a los dos y a uno de ellos le esponjaría el ego. ¡Quién sabe!


Es común que haya escritores que pasen desapercibidos, que no quieran saber nada de la fama, incluso que esta los agote. Fíjense en Henry Roth y su extraordinaria novela Llámalo sueño. O piensen en Salinger. Hay un autor, sin embargo, que a mí me resulta más interesante: Stuart Dybek. Dybek es un escritor que se toma su tiempo entre libro y libro. Ha publicado dos de poemas y tres de cuentos. Vive en Kalamazoo y da clases en la Universidad de Western Michigan. Surgió junto con otros escritores dentre del Realismo sucio, y aunque la verdad es que no tiene nada que ver con ese movimiento sí que se parece a Richard Ford y también algo a Tobias Wolff.


No tengo constancia de que ninguno de los cuentos de Dybek se haya traducido al español Si embargo, pueden leer algunos en los siguientes enlaces:


The Palatsky Man



Brisket



If I Vanished



Mole Man



Y dos entrevistas que le hicieron (
I y II)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Garven a las 8:00:00 | Todos los comentarios 29 comentarios // Año IV
24 julio 2010
El exceso de reciclaje
Nos tocó andar subiendo y bajando cajas de libros del trastero en casa de una amiga. Y cuando así acontece, uno se siente con derecho a husmear en la biblioteca trasvasada, por si algún ejemplar fuera merecedor de ser indultado de la oscuridad con la excusa de “que ya te lo devolveré”. Cuando le tocó el turno a la sección comics e ilustradores varios, salieron los Maroto, los Frazetta, los Corben, los Palacios, los Fitzpatrick, los Moebius… Totem, Blue Jeans, Boomerang, Metal Hûrlant… y un enorme álbum queda encima de la pila de tesoros gráficos que llenaron nuestra imaginería con mujeres guerreras y tabernas del ciervo blanco y marineros malteses…




-¡Joder, Pandora!
-¡Y un cuerno! ¡Los vuelos de Icaro!

Efectivamente, el libraco es un recopilatorio holandés de ilustraciones de temática fantástica y esa lamina, firmada por Roger Dean, tiene ya unos cuantos años. Seguimos sacando material de las cajas, y aparecen las lagartijas telepáticas voladoras (-Y que conste que todo está ya en la saga de los jinetes de Pern, amos anda, dragones telepáticos a estas alturas del milenio como novedad…-).Caray, va a ser que el secreto de Cameron es una compra de fortuna en alguna librería de segunda mano o una limpieza de garaje, esas que son tan habituales en los suburbios americanos. La conclusión, avalada por los fanáticos de la Sci-Fi que han vaciado las cervecitas para reponerse del esfuerzo, es que en este momento no hay nada original en este campo en el cine o la televisión, y si me apuran ni siquiera en la literatura. Todas las supuestas novedades son materiales reciclados de obras originales de los años 60 y 70, 80 a lo sumo, y que por alguna extraña conjura mediática nadie se levanta y apunta con el dedo al monarca en pelota picada. Que en Estepaís nadie haya reaccionado no nos extraña, vista la indigencia intelectual que arrastramos por mucho que presumamos de connaiseurs (-oye oye, que el álbum lo has encontrado en mi casa, no en la de Perkins-), pero que en los países anglosajones haya cundido una marea de amnesia semejante… ¿acaso ha acontecido algún golpe de estado silencioso, y los hombres de gabardinas han retirado los ejemplares de las estanterías?¿han sido condenados como “escritorzuelos antisociales” los grandes de la Edad de Oro de los 50 y 60?¿Asimov y Heilein expurgados? Ah no, que de vez en cuando hacen películas con sus novelas aunque el engendro de Tropas del Espacio y no digamos el espanto de Yo Robot podían ser usadas como pruebas en el juicio contra sus directores (-¿Qué juicio? – no sé, cualquiera, por conducir borrachos, por defraudar al fisco, por fornicar con un triciclo…)



¿Y los dichosos vampiros?  Venga ya… excepto True Blood, todos los demás productos son de un lastimoso, cursi y relamido que da la risa floja. En vez de fuerzas infernales, estos vampiros newage vegetarianos parecen los Pecos con colmillos. Un asco, vaya. Después de las turgencias de Vampirella y los delirios eróticofestivos de Polansky, ni siquiera las pavaditas trufadas de Photoshop de Underworld nos llaman la atención (-y la prota no mola, y el prota es un nenaza hasta haciendo de lobo-). Estamos en una época de consumo de regurgitaciones disimuladas con Licor del Polo.
Visto lo cual, hemos vuelto a colocar los comics en la biblioteca y hemos brincado a la salud de los dibujantes y los escritores "veteranos". ¡Con sangrita!


(Escrito por Mandarin Goose)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Mandarin Goose a las 9:00:00 | Todos los comentarios 21 comentarios // Año IV
23 julio 2010
¡Que diez años no es nada!
Esto que sigue, uds. ya lo conocen:



A mí me ha traído a la memoria estos poemas:

Salutación del optimista

Cantos de vida y esperanza

y, cómo no, Lo fatal.

(escrito por Garven)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Garven a las 8:00:00 | Todos los comentarios 34 comentarios // Año IV
22 julio 2010
Pynchon
La otra noche, hablando por hablar, el amigo Garven y un servidor nos enteramos de que estábamos leyendo al mismo autor. Esto, que en sí mismo no tendría nada de extraordinario si se tratara de cualquier best seller del momento, sí resulta un poco más extraño si hablamos de un sujeto que en cuarenta años ha escrito siete libros.
Lo cierto es que todo lo que rodea a Pynchon es borroso. El hombre se ha convvertido en un mito viviente de la literatura, por el sencillo método de huir de la popularidad. ¿Qué mejor método para hacerse famoso?
Bueno, la paradoja tiene su gracia, pero sería injusto atribuir su fama más a sus silencios que a sus escritos. El amigo Pynchon destacó por sus obras y todo lo demás ha engrandecido el personaje, lo ha hecho tal, a costa del ocultamiento de la persona.
Los datos son pocos y conocidos: estudió física e ingeniería, fue a la marina, trabajó para la Boeing en Seattle.
He dicho conocidos, pero la leyenda dice que su expediente de la universidad se perdió, que no aparece en los archivos militares ni en los de la aeronáutica. Tampoco es seguro que sea verdad.
Lo cierto es que no hay fotos, salvo un par de ellas muy antiguas y que no concede entrevistas. Una vez lo hizo, para evitar precisamente la publicación de unas fotografías, apareció en tv con su rostro nublado y eso fue todo.
Ha recibido muchos premios. Más exacto es decir que se los concedieron, porque nunca ha ido a por ninguno. Hace lo que Brando: manda a otros. Vilá-Matas cuenta (no es de fiar) la historia de un crítico con el que contactó en dos ocasiones: las personas resultaron distintas.
De él se ha dicho que es Salinger, que no existe, que es Unabomber, que es un acomplejado, que fue alumno de Nabokov (sólo esto último parece cierto).
Parece ser que está casado con una agente literario y será verdad, pero más parece otra de sus bromas.
Sus novelas se hacen de rogar, pero por regla general son enormes, el hombre devuelve el precio con creces. Mi experiencia lectora es reducida, pero he empezado con buen pie. Estoy leyendo Contraluz, lo último publicado aquí y en menos de 200 páginas ya me ha recordado a Twain, a DeLillo, a Lovecraft.
Garven  anda con El arco iris de gravedad, que tuvo problemas en su época por obscena: un científico, que se pone cachondo cada vez que cae una bomba, tengo entendido.
Es uno de esos casos en los que es mucho más prolífica la crítica que la obra. Sobre su silencio se han redactado auténticas tesis y no falta quien lo considera una pose.
Rodrigo Fresán, rendido admirador, cita su respuesta a los que lo llaman recluso por su negativa a mostrarse:  “Yo creo que recluso es un código utilizado por los medios a la hora de vengarse de quien, sencillamente, no quiere ser entrevistado".

Etiquetas:

 
[0] Editado por Schultz a las 8:00:00 | Todos los comentarios 74 comentarios // Año IV
21 julio 2010
Diario del subsuelo

Tras las frenéticas algarabías provocadas por el mundial de fútbol, vuelve cierta calma a los alrededores de mi subsuelo. No soporto las celebraciones colectivas, del tipo que sean. Como detesto los veranos, las verbenas, las Navidades, incluso los fines de semana, simplemente porque en tales ocasiones la masa escapa a la norma de la cotidianidad para entregarse al ruido y la tontería. Prefiero verlos deprimidos, un poco (o muy) jodidos, como cuando se acaba el verano y se acorta el día. Es sólo entonces cuando me dejan vivir en paz. No se trata de que disfrute directamente con su dolor, pero es únicamente cuando los aprisiona la melancolía que callan y sufren su mediocridad en silencio, bajan el volumen de sus televisores y de la radio de sus coches, dejan de berrear y saltar como orangutanes, permitiendo con ello que mi vida sea más placentera y tenga la tranquilidad necesaria para concentrarme en mis cosas.



Por las andanzas francesas de Arcadi descubro un museo natural del horror, ese pueblo fantasma llamado Oradour-sur-Glane, que exhibe los muñones de su destrucción a la vista de todos cerca de Limoges. Tras asesinar a 642 de sus habitantes, fue arrasado por los nazis en su retirada de 1944. De Gaulle decidió que se dejara tal cual, como recuerdo y símbolo. "Una lección de las que ya no quedan en esta Europa museística", escribe Israel Forteza.

Mi trabajo (monitor-educador en una fundación que trata la exclusión social y el alcoholismo) es el paraíso para un hombre del subsuelo. Tras unos inicios en los que uno imaginaba que la mayoría de los que sufren son víctimas, casi todo lo que ve uno a su alrededor ha acabado adaptándose a una única sentencia: la vida es una exhibición de desastres absurdos y penurias generalmente autoinfligidas. Incluso en los casos de mayor agresión externa parece como si un deseo interno nos arrojara directamente a ese agujero pestilente. Complacencia en la autodestrucción y falta de voluntad para salir del foso son las dos pautas que se repiten en una mayoría absoluta de los casos.

El partido político que lleva gobernando 20 de los últimos 28 años de democracia española sólo tiene un proyecto claro: la promoción de lo políticamente correcto hasta la náusea. Sus últimos proyectos estrella son dos prohibiciones: la de fumar en cualquier espacio público, cuando la solución más lógica y decente sería que cada establecimiento privado decidiera si quiere o no ser un 'espacio libre de humos'; y la negativa a que mujeres adultas y sin coacciones de mafias anuncien sus servicios sexuales en la prensa escrita (ya definí mi postura sobre este tema hace unos meses). Tal vez por rechazo a esta mentalidad propia de 'sepulcros blanqueados', admiro a aquellas personas a las que no les cuesta mostrar públicamente sus debilidades. Mostrarlas desocultándolas, aunque no exhibiéndolas frenéticamente; ser fiel a la verdad propia más que padecer una pulsión exhibicionista. Gente como Simenon, Naipaul o Carrère siempre me parecerá moralmente muy superior a miserables fariseos como Grass y Arthur Miller. Dejo arriba el video de Georges Simenon, perteneciente al Apostrophes de Bernard Pivot, en el que confiesa su compromiso con la verdad aunque queme, y nada puede calcinar más que el suplicante amor edípico de una hija.

(escrito por Horrach)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Johannes A. von Horrach a las 8:00:00 | Todos los comentarios 49 comentarios // Año IV
20 julio 2010
Miss Zelánea
Veo en la prensa que los políticos andaluces ven mal que una caja de ahorros vasca se haga con el control (que compre, vamos) una caja andaluza. Preferírían como adquirente a otra de igual regionalidad.
Asaltándome la duda de si en tal situación debiera o debiese sentirme humillado o menospreciado en mi condición de miembro del pueblo vasco, acudo a la misma prensa para ver qué dicen los políticos locales y enseguida observo que la izquierda nacionalista democrática (probable oxímoron) se lamenta de la noticia. Preferírían una unión entre cajas vascas.
Todo bien, por tanto.

Matías Prats cuenta que las más importantes editoriales del país se han arrejuntado para ofrecer a los poseedores de ebooks su amplio catálogo.
Busco el sitio en cuestión, por nombre libranda, con el escepticismo escapándoseme por una esquina. Mil libros, o así. Bueno, están empezando, sigo adelante. Hay un catálogo y un buscador: ah, no, son la misma cosa. Hay búsqueda por autor, pero algo falla. Pequeñeces. Doy con un título que me interesa, pincho y ¡oh!, sorpresa, el sitio se limita a indicarme que lo tengo en la página de varias librerías. ¿Nos toman por idiotas?
Hay entonces que acudir a la librería en cuestión y volverse loco otra vez buscando el libro. Y ojo al dato: es posible que la librería elegida no ofrezca el texto en formato digital.
El precio: de 22 € en papel a 17 en la versión digital. Enarbolo la bandera negra y me pongo el parche en el ojo.

El presidente de Venezuela, por fin, desentierra al Libertador. Creo que alguien ya habló aquí de ello. El tío lo ha contado en su twitter. No cabe duda de que aquél fue Bolívar, porque "puede sentirse su llamarada", pero por si acaso el presidente pregunta: "padre ¿eres o no eres, o quién eres?, y me dijo `sí, soy yo, pero despierto cada 100 años cuando despiertan los pueblos".
No entiendo el "pero", pero bueno, tampoco cabe demasiada exigencia con los espíritus.Rezo fervorosamente para que a nadie se le ocurra despertar al pueblo español. A saber quien sería el espectro.
Por algún motivo la seguridad de Chávez no se extiende a los 50 científicos reunidos al efecto, que han decidido exhumar también a la hermana de Simón, de quien nadie duda, al parecer.

Él fútbol y el tenis por fin hermanados: Ronaldo dice sentirse como Becker: estúpido, supongo.

Pasen un buen día.

Etiquetas:

 
[0] Editado por Schultz a las 8:00:00 | Todos los comentarios 128 comentarios // Año IV
19 julio 2010
Verano nervioso
Hasta no hace muchos años el verano, ese tiempo extenso entre primeros de junio y octubre, era un tiempo de descubrimientos y novedades. Mayo lo dedicaba a hacer acopio de los libros que iba a leer durante el verano, Tardaba tanto porque yo vivía, por entonces, en una pequeña ciudad de provincias que no tenía más allá de los libros previsibles. Así que me veía en la necesidad de encargar los libros con bastante antelación. Es cierto que otros los compraba allá por julio, cuando cruzaba la frontera y encontraba librerías bien surtidas. Ya saben, esas cadenas malvadas: Waterstone’s, Blackwell’s, que por supuesto no tenía el encanto de lo provinciano, pero que albergaban en sus estanterías millares, en algunos casos, millardos, de libros.

Lo mismo me ocurría con los discos. Para algunos los discos buenos, aquellos con su toque añadido de autenticidad, estaban en la pequeña provincia. Los que encontraba en el extranjero no eran lo mismo. Otros había que pensaban de manera contraria y estaban encantados de que trajera provisiones para el duro invierno compradas en grandes superficies. Eran esos discos que luego se venderían en España con el sello de producto importado a casi el doble de precio.

También algún año asistí a algunos de esos cursos de verano que las Universidades organizan para tener ocupados a alumnos y para pagar a los conferenciantes una buenas vacaciones (no sé si merecidas pero al menos sí disfrutadas). Por allá caminábamos, asistíamos a las conferencias (algunas pura exposición de evidencias insulsas), charlábamos y nos pavoneábamos de lo que habíamos leído o escuchado.


Pero eso era antes. Llevo ya varios veranos que no leo. Releo simplemente. Este año puede ser incluso peor. En marzo o abril aumentó mi impaciencia y he dejado más libros de lo común sin acabar. Ahora estoy en periodo de relectura intensa, y cada vez que veo una novedad la tengo que esconder porque si la veo todos los días poco a poco le voy tomando ojeriza hasta no desear leerla.
En fin, que no sé si es que yo me he vuelto demasiado exigente, si lo que ahora se hace me aburre o si los escritores contemporáneos no ponen más interés en que lo escrito y publicado emocione algo a los lectores.






(escrito por Garven)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Garven a las 8:00:00 | Todos los comentarios 83 comentarios // Año IV
17 julio 2010
Latin for the Illiterati

(traído por Chef)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Garven a las 12:27:00 | Todos los comentarios 21 comentarios // Año IV
16 julio 2010
Cuatro cosas sobre la independencia
...que tampoco es cuestión de ser exhaustivo:

1. La independencia de Cataluña no es una fatalidad que haya que esperar con resignación pero tampoco una herejía para una Constitución que haya que sacralizar como inmutable. Por cierto, igual de laico debería ser el Estatuto, a pesar del anuncio oficial de que recuperará su eficacia anterior al fallo del TC a través de leyes orgánicas. Se está imponiendo la arbitrariedad de los gobiernos sobre los poderes legislativo y judicial. No es una nación lo que hay que oponer a otra sino un Estado en el que se reconozcan sus ciudadanos. En lugar de ese Estado y a la vista de las reacciones del gobierno central y la oposición, sólo se ofrece el esperpento de un personaje de Jardiel: “Estábamos tan borrachos [de vitriolo, en este caso] que íbamos dando vivas a la ley seca.” La miseria de la política española, limitada a tácticas electorales, es el mejor aliado de la estrategia independentista.

2. Hablar de o negar naciones es un diálogo de sordos a palos. El Tribunal Constitucional se ha limitado a recordar el concepto de nación jurídica y su lugar –la Constitución- mientras que los agraviados -posición emocional inmune a la crítica- por la sentencia contraponen la nación cultural y la voluntad popular como fundadores automáticos de estado, sin posible objeción o siquiera control de constitucionalidad. Un nuevo pacto político entre los gobiernos de España y Cataluña, como se reclama, implica el reconocimiento tácito de un próximo estado catalán, es decir, un proceso inevitable hacia su independencia, al que tendrían que adaptarse parlamentos y judicatura. Y la famosa voluntad política formada por el paso de Estatuto por el parlamento catalán (82%), español y referéndum (28%) no está al margen de la ley y sus garantías (el control de constitucionalidad). En su lugar cabe un pacto político entre ciudadanos a través de los parlamentos, una vez medida la voluntad política de independencia por el procedimiento reglado, no por encuestas ni manifestaciones.

3. La deriva soberanista del PSC no deja espacio electoral ni social a los restos de partidos españolistas en Cataluña, ellos sabrán por qué, anulando cualquier posible equilibrio a la vasca. No hay paradoja en ese desierto por colonizar porque la oferta del PSC es insuperable para los inmigrantes españoles, incluidos los catalanes de primera generación: independizarse de su pasado (que creen menesteroso) y ser (o creerse) ciudadanos de primera. ¿Qué mayor negocio puede haber que sustituir la foto pasiva de la primera comunión por otra multitudinaria de combate? La independencia puede ser su mayor catarsis para muchos. El presidente Montilla actúa como gran proveedor de biografías y futuro, pero no será él quien proclame el Estat Catalá. Ha aceptado el contrato de viajante que los nacionalistas originales le hicieron y será un comparsa en cuanto entregue el género. Mientras tanto, sin noticias del País Vasco, cuyas únicas diferencias con Cataluña son el PSE y el concierto económico.

4. Una manifestación no es un plebiscito, sino un episodio más de la tradición de mitos y leyendas que se construye a toda prisa. Sólo legitima una supuesta aspiración de un grupo de gente en una sociedad gregaria y alegal. Frente a la imposición de los ejércitos del sí (© AGC, vía Al59), contrapeso de La Roja incluida, ya que hablamos de símbolos, hay que oponer la solvencia democrática, empezando por las próximas elecciones catalanas. Por tanto, nadie puede interpretar una manifestación como la legítima e inequívoca voluntad política de unos cuantos –por muchos que sean- contra otros cuantos. Las comuniones son sólo eso: atribuciones de opinión unánime hechas por padrinos interesados.

(Escrito por Bartleby)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 8:00:00 | Todos los comentarios 54 comentarios // Año IV
15 julio 2010
El estiércol bajo el verde.


¿Se acuerdan de Cici Xi Zhou? No, supongo que no. ¿Por qué habrían de hacerlo? Xi Zhou era una joven de origen chino, novia de Kevin Zhen Xing Yang. ¿Se van aclarando, no? El 9 de agosto de 2008, en un pequeño piso cercano al centro de Newcastle, se hallaron los cadáveres de Xing Yang, ciudadano chino, estudiante de posgrado y Xi Zhou. Ambos, jóvenes y bien parecidos, le caían bien a todo el mundo, tenían un montón de amigos y no se les conocía ningún enemigo. Habían sido asesinados después de ser torturados durante horas: al hombre le habían cortado la garganta y a ella le habían machacado la cabeza por tres partes. Parecía uno de esos crímenes especialmente espantosos que trastornan por unos días a las pequeñas ciudades y quedan sin resolverse, y, lo que es peor, sin que realmente a nadie importe. Cosas que pasan. Sin embargo, la policía inglesa detuvo a un hombre con el ordenador de Yang y manchas de sangre en la ropa y el reloj.

Se convocó una semiclandestina rueda de prensa. Tanto en Inglaterra como en el resto de Europa pasó desapercibida. En China, donde se retransmitió en directo, cálculos posteriores estimaron una audiencia de quinientos millones de personas. Sí, han leído bien: cinco veces el número de espectadores de la Super Bowl de 2008.

El juez condenó al acusado a treinta años de cárcel.


Un lugar indeterminado de Inglaterra.

Un niño de seis años se enfrenta a una pregunta que le marcará de por vida. En la escuela primaria, unos cuantos compañeros de clase le preguntan qué equipo le gusta más, si el Arsenal o el Liverpool. No conoce a ninguno de los dos clubs, pero “Arsenal” le parece un nombre tan ridículo que sólo podía ser el más débil, el peor; y lo elige. Nunca podrá cambiar esa decisión tomada a la ligera. Ya saben: se puede cambiar de mujer, ser mal padre, renegar de tu Dios o del país, pero nunca cambiarás de equipo de fútbol. El niño crece y pasa su infancia y adolescencia detestando todo lo que hace el Arsenal. Con un estilo carente de técnica, les encanta dar patadas; tienen un estilo sucio. Y lo que es peor: el Arsenal es rico. Podían haber escogido el estilo de juego que quisieran pero se comportaban como bestias; se abrían camino hacia la victoria a fuerza de patadas e intimidación. Da igual. Como quien se enamora de una mujer infiel, no puede cambiar los sentimientos.

El chico llega a la madurez y se va a Oxford, en busca de su doctorado. Aunque pasa los años más felices de su vida, los sueños nunca son completos. Descubre que entre los edificios de Oxford abunda, también, la gentecilla.



Kiev, Ucrania.

Septiembre de 1995. El Dynamo de Kiev es expulsado de la Liga de Campeones como consecuencia de un intento de soborno al árbitro español López Nieto. Dos de sus directivos, Vasili Babiychuck e Igor Surkis, este último hermano del presidente Grigori Surkis, son expulsados del deporte para siempre. Varios directivos de la UEFA tienen que solicitar protección policial tras recibir amenazas de la mafia ucraniana. Transcurridos unos meses, la UEFA revocó su decisión; el Dynamo de Kiev pudo participar en la competición del año siguiente e Igor Surkis ha llegado a ser presidente del club. Su hermano Grigori es el actual presidente de la Federación Ucraniana de Fútbol y en 2004 fue designado para el Comité Ejecutivo de la UEFA, que es el equipo directivo que gobierna al fútbol europeo. Grigori Surkis tiene prohibida la entrada en Estados Unidos.

Pasadena, California.

Italia y Brasil se disputan la Copa del Mundo ante 90.000 espectadores en el Rose Bowl y una audiencia televisiva de dos mil millones de personas. En la tribuna de autoridades, Pelé, Al Gore y Henry Kissinger, se codean con Anzor Kiklishvili. Este, que había sido funcionario comunista, tras la desaparición de la Unión Soviética se hizo con la presidencia de la Asociación Siglo XXI. Una organización que había tenido muy mala suerte con sus presidentes anteriores: el último había muerto por disparos de un francotirador y el anterior había caído en un tiroteo de la mafia rusa. Kiklishvili tuvo más suerte: en 1994 salió ileso cuando una bomba destrozó sus oficinas situadas cerca del Kremlin. Según investigaciones del Congreso estadounidense y del FBI, se trata de uno de los gángsteres más importantes de las organizaciones criminales rusas.


Yang no era un estudiante de posgrado, como había declarado a las autoridades de inmigración, sino que era el controlador de otros jóvenes chinos residentes en el Reino Unido que formaban parte de una trama internacional de apuestas. Iban a los encuentros de la Premier y comentaban las incidencias en tiempo real por móvil con los agentes de Asia. Por alguna razón, Yang decidió engañar a sus jefes y estos transmitieron al resto del mundo un mensaje en su cadáver y el de su novia. Un negocio, las apuestas, que mueve en Asia unos 450.000 millones de $. La industria farmacéutica, por comparar, está en los 106.000 millones.

Todo lo anterior y mucho más lo cuenta Declan Hill, el chico que se hizo del Arsenal por una tontería. Hill, canadiense y criado en Inglaterra, ha escrito Juego sucio. Fútbol y crimen organizado. Un soberbio libro de investigación. Ojo, hablamos de periodismo de investigación anglosajón: cientos de entrevistas, miles de kilómetros recorridos…, (Ya saben que aquí llamamos periodismo a irse a Sudáfrica con los gastos pagos y llenar páginas con el robo de tu pasaporte y la BlackBerry).

Con una prosa cristalina, nos habla de palizas, de secuestros y asesinatos, de corrupción; de la frecuencia con la que se han visto marginados, encarcelados o asesinados los hombres rectos que han intentado combatir. Nos cuenta cómo se amañan los partidos, porque no estamos hablando de burdos Alemania-Austria, sino de tramas organizadas y continuadas en el tiempo. Cómo algunos de los clubs más importantes de Europa se venden a personas que nadie las querría ni a cien metros de su familia o de su cartera.

Escrito con ese sarcasmo tan británico –“Por eso hay que estudiar tanto para llegar a ser tan tonto como ciertos economistas”- que no impide tener la honestidad intelectual y la modestia para ponerse a estudiar “economía de la investigación”. Y, a continuación aplicar los sistemas de grandes economistas (estudios sobre los tongos de ajedrecistas soviéticos y el sumo japonés) a una muestra de más de 130 partidos de fútbol que sus fuentes le daban por amañados. Uno no puede más que sonreír imaginando la charla surrealista con un proveedor de cerveza de las tríadas chinas y experto en las apuestas de la liga islandesa (por lo visto, hay fútbol en Islandia).

Claro, no todos los integrantes de la trama están por dinero. Algunos jugadores lo están por las amenazas de las mafias. Y aquí, permítanme un inciso porque, desde la niñez tengo le presunción de que en España sufrimos uno de estos casos. Presunción convertida en certeza cuando cierto jugador francés tuvo que pedir protección policial. Es evidente que los guardametas desempeñan un papel decisivo en el éxito del apaño. También es evidente que no han de comportarse como unos idiotas. Por ejemplo: no han de pasearse por detrás de la portería. Existen muchas maneras para que un espectador neutral no se dé cuenta y lo tome como un error puntual del portero. Una: basta con colocarse a un metro de donde debería estar. El guardameta salta como un felino, pero en vano; el balón pasa rozándole los dedos. Otra, la más obvia, hacer lo contrario de lo que cualquier entrenador enseña a los niños: “Agarra el balón, aplástalo con el cuerpo”. ¿Les suena? Aquí hay grandes conocedores del fútbol: ya saben de qué hablo.

Son días de verano, días de fútbol, días felices por ganar la Copa del Mundo. Lean el libro. Al fin y al cabo, ¿qué puede pasar? Todo lo más que deje de gustarles el fútbol, profesional.

(Escrito por SPQR)


Etiquetas:

 
[0] Editado por Mandarin Goose a las 8:00:00 | Todos los comentarios 39 comentarios // Año IV
14 julio 2010
LA DESORIENTADA SOLEDAD DE LOS CURRANTES DE A PIE


Para muchos ciudadanos españoles corren tiempos difíciles, que generan miedos muy concretos, de esos que no dejan dormir: a perder el trabajo, a tener que cerrar la empresa, a no poder pagar la hipoteca ni enviar a la universidad a los hijos, a no saber, en definitiva, qué va a ser de mí y mi gente dentro de cinco o diez meses. Lo peor de estos miedos es la indefinición de sus causas, ignorar cuál es su fundamento real, no comprender qué mecanismos los mueven. También la sensación de que no hay nadie al timón de la nave España, a la que unos vientos tempestuosos empujan por unas aguas amenazantes a las que no se les ve el fin. ¿Por qué, de pronto, se nos viene encima todo esto? ¿Qué podemos hacer para superarlo? La falta de respuestas sencillas, fáciles de entender o creer, genera frustración, angustia, miedo, todo ello amalgamado en una abrumadora sensación de soledad ante el peligro. 

Voy a atreverme a hacer una disección de este embrollo. Para empezar, lo que nos está pasando se debe a causas en parte externas y en parte internas a España.

En cuanto a las causas externas, se resumen en un cambio del sistema económico mundial, al que hemos llamado globalización y que consiste en la creación de un mercado único planetario. Como en todos los sistemas económicos que se han venido sucediendo desde el Neolítico, su cinética es ondulatoria, hecha de una sucesión de períodos de expansión y contracción. Además, no existe todavía el correspondiente sistema político planetario capaz de mantener a ese mercado bajo un cierto control. Atraviesa ahora una contracción o crisis, que no es la primera ni será la última. Los países ricos vivimos por encima de nuestras posibilidades, y los emergentes se enfrentan a aceleraciones de crecimiento en las que más de uno se saldrá de la carretera. Tienen que producirse ajustes, todo esto es absolutamente normal, aunque no por ello menos fastidioso.
Si hay suficiente inteligencia en el planeta, la prognosis final de estos procesos globalizadores debería ser optimista. Irá surgiendo de ellos un mundo más igualitario, que será un mundo más justo y con menos guerra. Algo así era lo que pregonaba como posible en los años 50 el gran Bertrand Russell, un filósofo metido a utopista, cuando escribió “New hopes for a changing world”: el mundo, amenazado entonces por el estalinismo y la guerra atómica, podría llegar a ser feliz gracias al progreso de la técnica y una vez unificado políticamente bajo el gobierno mundial de una gigantesca federación, siempre que fuera capaz de controlar el crecimiento de la población.
Del lado positivo, yo destacaría en este mundo globalizado dos fenómenos: a).- Una transparencia informativa enorme gracias a Internet, que es fuente de numerosas oportunidades y también de igualdad y conocimiento mutuo de los humanos.  b).- La desaparición de las fronteras en la economía productiva, que hace real el viejo y mítico peligro amarillo, con su fortísima capacidad competitiva, pero que también, al repartir las cartas de nuevo, abre para el conjunto del mundo grandes esperanzas.
Del lado negativo: a).- La aparición de una economía financiera cada vez más apartada de la economía productiva, lo que se pone dramáticamente de manifiesto en la volatilidad de las Bolsas, que ya no se sabe para qué sirven. Esta economía financiera es viciosamente especuladora y crea burbujas inflacionarias, es decir, crea artificialmente dinero, como en los viejos tiempos, solo que mucho más a lo bestia; vienen a la memoria aquellas burbujas inflacionistas del franquismo autárquico, que estaban bien mientras duraban, pero que de súbito estallaban arruinando a media España. b).- Un fundamentalismo muy extendido geográficamente que ve en la guerra la solución de sus problemas; una guerra nueva, la del terrorismo y la inmigración masiva generadora de guetos transculturales en los que pueden esconderse los terroristas. Este fundamentalismo es el último reducto, por el momento, de un pasado humano sangriento, y no se le debería dar cuartel.


En cuanto a las causas internas, son ese conjunto de errores que se han venido cometiendo en España, en buena parte inexcusables, que agravan el impacto de esa crisis global que golpea también a los españoles. Cansa tener que volver a enumerarlos, pero es que de obvios que son los dejamos de ver a cada momento.
Después de cuarenta años de rodaje, el estado de las Autonomías ha tenido sobradas ocasiones de poner de manifiesto sus puntos débiles. Debe renovarse, porque es ley de vida, debe enfrentarse a sus problemas y adaptarse a las nuevas circunstancias. Tanto este estado como la nación española que lo sustenta están en crisis, pero se trata de un fenómeno natural, que no hay que tomarse a la tremenda.  La crisis afecta, por lo honda y extensa, a todas las dimensiones del estado.

Empiezo con la crisis política:
Tenemos una clase política profesionalizada, con una arquitectura de chimenea, ahí está el caso de Manuel Pizarro para demostrarlo. Gestiona con poca eficiencia, derrochando una parte significativa del dinero público, y no se atreve a tocar el statu quo sobre el que se asienta su opulencia; ¿para cuándo una nueva ley electoral, con listas abiertas y neutralización del poder bloqueante de las minorías sobre los presupuestos del estado? Pero nuestra sociedad tampoco acaba de madurar políticamente y de entender que la alternancia frecuente del partido en el poder es fundamental para la salud democrática: ahí está para recordarlo el triste caso de Andalucía, convertida en ese mezzogiorno somnoliento que necesitan los políticos mediocres. No dejan de crecer, por otra parte, la insolidaridad y la fragmentación del país, resultantes de la multitud de gobiernos de los que los ciudadanos dependemos: europeo, nacional, autonómico, local, todos con amplios poderes, lo que lleva a consecuencias tan escandalosas como la enorme y creciente desigualdad fiscal entre las regiones, también a unos sistemas educativos que ahondan las diferencias propias de una España vieja y compleja y no forman a los jóvenes para la vida que se les echa encima. Finalmente, el grave deterioro del prestigio y la capacidad operativa del poder judicial son muy preocupantes; sin una Justicia rápida y eficaz no puede haber una democracia sana; ¿por qué pasan, no ya los años, sino las décadas, y sigue sin resolverse este problema, cuya naturaleza debería ser simplemente técnica?

Sigo con la crisis económica.
El sistema financiero, o sea los bancos y cajas, tiene que superar su indigestión de créditos fáciles antes de que el país entre en bancarrota. El gasto público, por su parte, se ha ido de las manos corriendo sin control, y muchas políticas públicas, como la energética, siguen indefinidas, dando bandazos. A la mayoría de las empresas, que son pymes, les será difícil sobrevivir si persisten las condiciones actuales, con unas estructuras sindicales y unas relaciones con la administración en fase avanzada de fosilización. No creo que todo esto sea consecuencia de una crisis del modelo económico, sino de la imprudencia y el mal gobierno.  Es decir, no creo que haya que inventar la pólvora, sino hacer los arreglos necesarios.

Y termino con la  crisis social.
 Su componente principal es una crisis demográfica; los niños que siguen naciendo en España son en su mayoría hijos de inmigrantes, mientras que muchas mujeres españolas no es que no quieran tener hijos, sino que no pueden permitirse ese lujo, pues la pretendida liberación de la mujer no resulta en muchos casos sino en su proletarización. El crecimiento demográfico basado casi exclusivamente en la inmigración planteará problemas de integración cultural, pues nuestra España variopinta es todo lo contrario a un melting pot; también puede traer consigo problemas de seguridad nacional, no olvidemos que Felipe III expulsó a los moriscos por la presión ejercida por los piratas berberiscos, con el Gran Turco detrás, sobre las costas españolas. Finalmente: la crisis demográfica es también una crisis de la familia, hasta ahora pilar fundamental de la trama social española, que si con más de un 30% de paro juvenil no ha estallado en revueltas ha sido gracias a muchos padres y abuelos sacrificados.

Todas estas crisis internas ahondan y multiplican los efectos que la crisis globalizadora y planetaria tiene sobre nosotros. ¿Por qué siguen todas ellas  sobre la mesa? Creo que el responsable principal es Zapatero, que durante sus seis años de gobierno se ha distraído cazando mariposas, con una frivolidad y una falta de preparación que asombran. Derechos de gays y lesbianas, igualdad laboral de la mujer mediante la imposición de cuotas, libertad de aborto para las quiceañeras, alianza de civilizaciones, memoria histórica, frívolos coqueteos federalistas, qué se yo cuantos asuntos secundarios más, se han constituido en el foco principal, si no único, de su atención, y han resultado en un olvido de los problemas verdaderamente urgentes, cuando no, además, en un enfrentamiento perverso y estúpido de unos españoles contra otros.
El suarismo, el felipismo y el aznarismo, cumplieron bien sus papeles históricos. Claro que cometieron equivocaciones, pero en lo esencial supieron hacer lo que era importante que hicieran. No es este el caso del zapaterismo, que amenaza además con llevarse por delante, para largo tiempo, al mismísimo PSOE. Ya basta.

Pero el rajoyismo tampoco se presenta, por el momento, con avales suficientes. Su obligación como oposición no es simplemente criticar a Zapatero, asunto éste facilísimo, sino hablar de España y sus problemas, predicarle a los españoles incansablemente, como San Cirilo y San Metodio lo hicieron con el cristianismo a los eslavos, que sus problemas tienen solución, y cuáles son los caminos concretos para resolverlos, así como los sacrificios y renuncias necesarios para conseguirlo. Todo esto hay que hacerlo digan lo que digan los expertos en marketing político, porque un estado no es una marca de gaseosa. Con liderazgo, que la prudencia excesiva es pereza o cobardía. Ya está bien.

A pesar de todos los pesares, los españoles de hoy tenemos mucha más suerte que la que tuvieron nuestros padres o abuelos. Afortunadamente, no vivimos en una época revolucionaria como fue el 36, donde anarquismo, comunismo y fascismo trotaban salvajes por nuestras calles en busca de sus asuntos pendientes. Estamos integrados en la Unión Europea, amparados por el euro y por una cultura tolerante y avanzada. Nos hemos enriquecido mucho, aunque ahora perdamos parte de lo que hemos conseguido. Hemos construido grandes empresas multinacionales, y otras más pequeñas que salen sin complejos al exterior. Nos faltan, eso sí, buenos políticos, gente sin miedo, con la maleta siempre hecha, capaz de decirnos la verdad y, por encima de todo, gente patriota, comprometida con España y su Constitución. Todo eso que los currantes de a pie no tenemos la obligación de ser, pero ellos, los políticos, sí. Lo llevan exigible en su sueldo.


(Escrito por Olo)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Mandarin Goose a las 8:00:00 | Todos los comentarios 39 comentarios // Año IV
13 julio 2010
Un placer doble.
Algunos ejemplos.

Tras la derrota de España frente a Suiza en el primer partido del Mundial, el diario nacionalista e-noticies, tituló "España hace el ridículo". Ayer el titular fue:

"El otro Barça gana el Mundial".

Ese mismo diario informaba de que una sede de ERC en Barcelona abría sus puertas para ver el España-Alemania, con explícito apoyo a la selección alemana.

Por su parte, Carod, un clásico del asunto, se mostró preocupado por la proliferación de banderas españolas en los balcones de Cataluña debido a la final del Mundial de Fútbol, entre España y Holanda.

O el incomensurable Anasagasti, que iba con
la naranja, entre otras razones, porque "Holanda tiene el mismo color naranja que nuestro equipo ciclista".

Ya antes, en la Eurocopa, tuvimos al Urkullu de turno, incondicional de la selección rusa.

Un sicario naranja de Anasagasti.

Visto el comportamiento de nuestro nazionalistas, mi afición a la Selección está incorporando un componente que yo suelo apreciar mucho en esto del fútbol: el sufrimiento ajeno. Ahora ya no me alegro simplemente porque gana España, sino también porque todos estos catetos sufren. A falta de una auténtica rivalidad con otras selecciones, tenemos la gran fortuna de haber encontrado un enemigo cuyo sufrimiento intensifica nuestro placer.

***


(Escrito por Desierto Polaco)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Desierto Polaco a las 8:00:00 | Todos los comentarios 77 comentarios // Año IV